viernes, 2 de mayo de 2008

Palabras liberadas en la lluvia


José Gregorio Bello Porras

La poesía es un trabajo interior. Ajustar las palabras. Expresarlas en el sitio preciso o al menos en el lugar que las aproxime más a la percepción múltiple del lector, a su razonamiento y su emotividad. La poesía nos hace crecer interiormente.

En esta oportunidad, algunas hojas de lluvia traen la intención de la poesía.

De varios tiempos y ánimos se concentran en este sitio hojas dispersas. Primero caerán cinco gotas que semejan a los Haikú. Le seguirán otros tantos textos inéditos de diversa procedencia en mi obra.

Llueve en la tarde

La tristeza gratuita

se derrama sin fin

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


Un segundo

encierra y libera

el tiempo completo

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Cómplice

La noche te disfraza

de oscuridad

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Das un paso

Te acercas pronto

a la lejanía

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Cada gota de lluvia

esconde un mundo

que se evapora


De Aliento

de las palabras

Fuegos artificiales

Algunas ideas

Viven segundos de esplendor

Mas nunca superan

un sabor de artilugio

y el humo que les sobrevive

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Soy

un fracaso

hombre

poeta

palabra

Una posibilidad

de equivocación

Una esperanza

simple

solitaria

extrema


De Leve Pesadumbre

En algún momento

desearé regresar

a este presente

Me deslumbrará

la fantasía de su distancia

Pero me daré cuenta

que sólo es melancolía

anhelo

sombra

del pasado

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

En sueños

escribí

con la lucidez

de los astros

La noche

siguió

su curso

de oscuridad

y olvido

Sólo el día

me devolvió

la palabra,

trazada

con luminosas

sombras


De Espacios temporales

Qué es esto

que construyo con palabras

Un espacio

hecho

de tiempo

Donde ahora estamos

De donde ahora

partimos

1 comentario:

Armando José Sequera dijo...

La peos conspiración que hacen en los bancos es guardar en archivo las imágenes de los usuarios que cobran cheques: yo empecé a hacerlo a los 14 años y tengo 55. Por lo tanto, hay fotos mías, de mi desarrollo físico, de 41 años. Así saben siempre cómo soy y se lo transmiten a la CIA, para que se introduzca en mis sueños y me impida fantasear.