domingo, 2 de enero de 2011

Cuatro haikú




El mar insiste,
abate toda roca.
Unión perfecta.


Cae en el surco.
De allí saldrá un día.
Milagro de flor.


El sol se tiende
ante la fresca yerba.
Alfombra de luz.


Cae el rocío.
Hay en cada pétalo
un mar de espejos.


2 comentarios:

Victor A. Bueno M. dijo...

bellos haikus, gracias

salvadorpliego dijo...

Precioso encadenamiento. Me quedo especialmente con el cuarto Haikú. Un fuerte abrazo.